El León

El León

El León

El león, científicamente llamado Panthera leo, es un mamífero carnívoro que pertenece a la familia de los félidos y es una de las cuatro especies del género Panthera. En la antigüedad, los leones se distribuían por todo el sur del continente Euroasiático y la Península Arábiga, pero los seres humanos los fueron cazando sistemáticamente en estos lugares hasta hacerlos desaparecer. Actualmente solo quedan en el sur y sureste de África.

En estado salvaje las hembras pueden alcanzar los doce o catorce años de edad, mientras que los machos no suelen vivir más de ocho años. Pero en cautiverio, tanto los machos como las hembras, pueden llegar a vivir hasta veinte años. Estos animales suelen vivir en zonas boscosas, y con muchos arbustos, aunque también en sabanas y espacios herbazales. Un macho adulto puede llegar a pesar, e incluso superar, los 250 kilos. Mientras que de largo puede llegar a medir hasta dos metros y medio aproximadamente. La leona por su parte, puede medir de largo 1,75 metros, y de altura suele ser 25 centímetros más pequeña que el macho.

Tienen un pelaje que les es característico, recordando que los machos desarrollan melena (melena que varía según el tamaño y la coloración, teniendo esto que ver con las condiciones genéticas de cada ejemplar y su nivel de testosterona), que es más clara cuando el animal es más joven y oscurece a medida que el león va envejeciendo; por otra parte, la coloración del pelaje del cuerpo entero, puede variar desde un beige hasta una marrón. La parte inferior del animal es de color más clara, y la parte de la punta de la cola es de color negro.

En algunos ejemplares, sobre todo en las leonas, que se caracterizan por no desarrollar melena, se puede llegar a ver una especie de dibujo en la zona del vientre y las patas, esto tiene que ver con que al nacer, las crías, tienen este dibujo, pero poco a poco, se va perdiendo, conservándose en animales jóvenes y algunas hembras.

Son animales enteramente carnívoros, esto quiere decir, que basan su dieta en carne, y en especial de animales grandes de hasta 550 kilogramos.

Para organizar la caza suelen hacerlo en grupo, y la hembra por ejemplo, que alcanza una velocidad de unos 95 kilómetros por hora, debe estar cerca de la presa antes de lanzarse a ella para atraparla. Por lo general, se acercan hasta unos treinta metros y trabajan junto con otras leonas, así es que atacan a la presa más débil que muere ya sea por asfixia o por estrangulación. Sin embargo, algunas, las más jóvenes, pequeñas y débiles pueden morir solamente con una patada dada por la leona.

La alimentación de estos animales es principalmente a base de búfalos, ciervos, jabalíes, impalas, cebras, gacelas. El hecho de atacar en grupo les permite poder cazar presas muy grandes, aunque siempre mantienen su instinto de conservación, por lo tanto no cazan animales como jirafas, ya que podrían herirse en la lucha.

Raras veces cazan hipopótamos o elefantes, si lo hacen es porque escogen ejemplares o muy jóvenes, o ya longevos.

Los machos no participan generalmente en la caza, excepto cuando son presas muy grandes, pero la regla es que las leonas en grupo se organizan solas para la caza, lo que además de asegurar el éxito de la misma, constituye una defensa contra la hiena que es su principal enemiga. Por su parte las crías, participan en la caza a partir de los dos años de edad.

La reproducción se produce por fecundación interna, y puede darse en cualquier época el año, ya que no es necesaria ninguna en particular. El pene del macho, tiene una suerte de espinas en la punta que al salir y entrar de la vagina de la hembra, la raspa produciendo la ovulación. Se reproducen muy fácilmente, ya que además la época de apareamiento puede durar varios días y como si fuera poco, copular muchas veces durante esos días, es más, existe registro de leones copulando hasta 160 veces en 55 días. La gestación dura aproximadamente unos 110 días, y pueden ser dadas a luz entre una y cuatro crías aproximadamente. La madre permanece con sus crías hasta que estas tienen unas seis u ocho semanas de vida, aunque puede suceder que introduzcan a sus crías antes a las manadas. Las leonas de un mismo grupo por lo general, sincronizan sus ciclos reproductivos para dar a luz en los mismos días, de tal modo que las crías maman de diferentes hembras, esto además sirve a fines de defensa y protección ya que le da más posibilidades a las crías pequeñas de sobrevivir, cuestión que por sí sola no es nada fácil, ya que sus principales riesgos son: morirse de hambre, o ser presa de sus principales enemigos, chacales, águilas, hienas, búfalos y serpientes, que sin duda sienten el olor a crías recién nacidas.

Las hembras no vuelven a ser receptivas hasta que sus crías crecen o mueren, por lo que los leones machos, muchas veces los matan, para lograr copular nuevamente. Todos estos factores hacen que el 80 por ciento de los cachorros, no sobreviva. Es por todo esto, sumado al menor tamaño que tiene la hembra para defender a sus crías de un macho, que cuanto más hembras tengan crías al mismo tiempo pueden agruparse para defender a todos los cachorros juntos.

Los leones pasan gran parte del tiempo descansando y están inactivos durante unas 20 horas al día. Aunque pueden ser activos a cualquier hora, su actividad suele tener su punto álgido en el ocaso con un periodo de socialización, lamida y defecación. Se producen periodos intermitentes de actividad durante las horas nocturnas hasta el amanecer, que es cuando los leones cazan con más frecuencia. Pasan una media de dos horas al día caminando y 50 minutos comiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...