El Rinoceronte Blanco

El Rinoceronte Blanco

El Rinoceronte Blanco

En la actualidad existen cinco especies de rinocerontes. Dos de ellas se encuentran en África, que son el rinoceronte blanco y el rinoceronte negro. Mientras que las otras tres especies viven en Asia, y se tratan del rinoceronte de la India, el rinoceronte de Sumatra y el rinoceronte de Java. Todos ellos pertenecen a la familia de los mamíferos placentarios, del suborden ceratomorfos y del orden de los perisodáctilos.
La palabra rinoceronte proviene de los términos griegos rhino (nariz) y kera (cuerno), que literalmente significa nariz cornuda, haciendo alusión a los característicos cuernos que tiene en el hocico. Dichos cuernos no están formados por un núcleo óseo, sino que están hechos de queratina, que es la sustancia que forma los pelos y las uñas en el resto de mamíferos.
La familia de los rinocerontes se caracteriza por su gran tamaño, siendo de las pocas especies consideradas como mega fauna existentes hoy día, junto con elefantes e hipopótamos; todas las especies pueden sobrepasar como mínimo la tonelada de peso. Todos son herbívoros, y tienen una piel gruesa y resistente, de entre 1,5 y 5 cm de grosor, formada por capas superpuestas de colágeno. Tienen cerebros relativamente pequeños para su tamaño corporal (entre 400 y 600 gr). Aunque se alimentan por lo general de hojas, su capacidad de fermentar el alimento en el colon les permite sobrevivir consumiendo materia vegetal más leñosa, como raíces y ramas, de ser necesario. Al contrario que otras especies de perisodáctilos, las especies africanas de rinocerontes no tienen dientes en la parte frontal de la boca, empleando para masticar unos potentes premolares y molares para aplastar el alimento de origen vegetal.
Los rinocerontes tienen un sentido de la vista muy malo, pero gozan de un agudo sentido del olfato y de un oído muy sensible. Tienen un dedo central más desarrollado en cada pata, que les sirve de apoyo principal, y dos dedos menores a los lados. Eso da a sus huellas el característico aspecto de un as de trébol.
El rinoceronte blanco o rinoceronte de mandíbula cuadrada (Ceratotherium simum) es, tras el elefante, el mayor de los animales terrestres aún existentes en el mundo, junto con el rinoceronte indio, que es comparable en tamaño, y algunos ejemplares macho de algunas especies de hipopótamo. El rinoceronte blanco tiene un cuerpo compacto y grande, y una cabeza proporcionalmente mayor que la de las demás especies, cuello corto y un pecho más ancho. Puede sobrepasar las 3 t, suele medir de 3,35 a 4,2 m de cabeza a cola, y mide en cruz entre 150 y 185 cm. Presentan dos cuernos sobre el morro; el frontal es mayor que el posterior, y suele medir unos 90 cm de largo, aunque puede alcanzar los 1,5 m en los ejemplares de mayor tamaño. El rinoceronte blanco posee en la nuca una especie de abultamiento que corresponde a la inserción del ligamento que soporta el peso de su impresionante cabeza. Los anchos labios del rinoceronte blanco le permiten dar grandes dentelladas en las plantas no leñosas, con lo que suplen su falta de incisivos.
A pesar de su nombre, el color de la piel de los rinocerontes blancos es en realidad principalmente gris, en tonalidades que pueden incluir del marrón-amarillento hasta el gris piedra. La forma de la boca era la principal manera de distinguirlo del rinoceronte negro, cuya boca no es ancha y cuadrada, sino estrecha y picuda.
El apareamiento no se produce en una época específica, y las hembras paren una sola cría cada 4 o 5 años, cuando ya ha madurado la anterior. Las hembras del rinoceronte blanco empiezan sus ciclos sexuales alrededor de los cinco años de edad, y paren sus primeras crías entre los seis y los ocho años. Por norma general, todas las especies tienen una sola cría por parto, aunque la presencia de dos mamas ha llevado a especular sobre la posibilidad de gestación de dos crías en casos excepcionales. El intervalo entre sucesivas procreaciones es, como mínimo, de veintidós meses, aunque lo normal es que varíe entre los dos y los cuatro años. Las crías son pequeñas al nacer, pesan unos 65 kg, y pueden seguir el paso de sus madres tres días después de nacidos.
Los machos alcanzan la capacidad de procrear entre los siete y los ocho años de edad, pero no suelen reproducirse al menos hasta los diez años. Una particularidad de los rinocerontes es que los testículos no descienden al escroto, y el pene, cuando está retraído, está dirigido hacia atrás. Las hembras tienen dos mamas situadas entre las dos patas traseras. Los nacimientos se producen en cualquier mes del año, pero en el caso de los rinocerontes africanos los nacimientos se producen en mayor número entre el fin de la estación lluviosa y mediados de la estación seca.
El rinoceronte blanco es el más sociable de las cinco especies, y las hembras sin descendencia se reúnen a veces y aceptan la compañía de uno o más animales inmaduros, pudiendo formarse grupos persistentes de hasta siete individuos. Los machos, sin embargo, tienden a enfrentarse con cualquier otro macho que invada su territorio.
África es el lugar donde habita el rinoceronte blanco. Distribuidos en Uganda, Zimbabue y Kenia. También hay unos pocos de ellos que se encuentran en Namibia. La mayoría de los rinocerontes en zoológicos pertenecen a esta especie pues lo hacen mejor en cautividad que otras especies.
Debido al gran tamaño del rinoceronte blanco tienen muy pocos encuentros con los depredadores. Incluso sus crías están rara vez en riesgo, debido a la ira de los adultos. El riesgo puede venir de los machos, cuando quieren aparearse con las hembras, saben que si la hembra está cuidando a su cría serán menos propensas a ceder al apareamiento.
Los seres humanos son los mayores depredadores del rinoceronte blanco y la principal razón por la que están en riesgo de extinción. Han sido cazados por el valor de sus cuernos, los cuales son utilizados en China y Asia para diversas formas de medicina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...