El Oso Panda

El Oso Panda


El Oso Panda

Si miramos la clasificación científica del oso panda, también llamado panda gigante, nos encontramos con que su superreino es Eukaryota, pertenece al reino Animalia, filo Chordata, subfilo Vertebrata, clase Mammalia, orden Carnivora, familia Ursidae, género Ailuropoda y especie Ailuropoda  melanoleuca. Ha existido una gran controversia con respecto a su familia, pero los últimos estudios de su ADN demuestran que forma parte de la familia de los osos Ursidae, siendo su pariente más cercano el oso de anteojos.

Un dato muy curioso, tanto es así que la mayoría de las personas se confunden, es que a pesar de que el 99% de su alimentación se basa en el consumo de caña de bambú, estamos ante un animal carnívoro y no herbívoro. Se sabe que además del bambú, el oso panda también se alimenta de insectos y huevos como fuente de proteínas, pudiendo incluso incorporar a su dieta pequeños roedores, peces y algunos frutos. Sus dientes están adaptados para triturar los troncos de bambú y llegar a su pulpa, pudiendo consumir hasta 40 kilos de bambú por día, de los que unos 23 de media pasarán a formar parte de sus defecaciones. A pesar del agua que le aporta el bambú, es frecuente verlos bebiendo agua de los riachuelos e incluso masticando nieve.

Su morfología es similar a la de cualquier otra especie de oso, pero el panda presenta el vientre, la cara y el lomo de color blanco; mientras que sus miembros, hombros, orejas, nariz y los pelos de alrededor de sus ojos, son de color negro. Sus orejas son ovales y erectas. Las patas delanteras son más fuertes y más largas que las traseras, lo que le permite escalar. A diferencia de otros osos, el oso panda presenta seis dedos en vez de cinco. En realidad se trata de un segundo pulgar que no llega a ser un dedo, sino una prolongación de uno de los huesos de la muñeca, que les es de gran utilidad a la hora de manejar las cañas de bambú. Sus ojos son pequeños, y otra diferencia con respecto a otros osos, es que sus pupilas no son redondas, sino rasgadas como la de los gatos. De ahí que en china también se le conozca como oso-gato.

El oso panda alcanza su madurez sexual entre los cinco y los siete años. En primavera es cuando llega la época de reproducción, y es entonces cuando pueden verse de entre dos a cinco machos compitiendo por una hembra fértil. El macho vencedor puede copular a la hembra en varias ocasiones, para así asegurarse la fecundación. El tiempo de cópula es muy corto, entre 30 segundos y cinco minutos. La gestación dura unos 135 días, y pasado este tiempo puede nacer una o dos crías, pero la madre solo optará por criar a la que mayores posibilidades de sobrevivir tenga, en el caso de haber parido dos. El peso de la cría al nacer es de tan solo unos 90 ó 130 gramos, lo que supone el 1/900 del peso de la madre. Teniendo en cuenta que el peso de los adultos oscila entre los 70 y los 125 kilos. Al nacer la cría es ciega y su piel tiene una coloración rosada, producto de una reacción química entre la piel del recién nacido y la saliva de su madre. Un mes después del nacimiento el panda adquirirá su tradicional pigmentación. La madre amamanta a su cría entre 6 y 14 veces al día, y solo abandona a la cría durante tres o cuatro horas para alimentarse ella. A partir de los 75 días de nacida, la cría empieza a caminar torpemente, pero la madre la empieza a estimular jugando con ella. El destete se produce al año de vida, pero la cría permanecerá con su madre hasta los dos años, por lo que el intervalo entre una camada de crías y otra, suele durar algo más de dos años.

La esperanza de vida de un oso panda es de 12 años, aunque se han dado casos en los que han alcanzado los 25. Actualmente se encuentra bajo amenaza de extinción. Su baja tasa de natalidad y su alto índice de mortalidad infantil no ayudan mucho a conservar la especie. Si a todo esto añadimos la destrucción de su ambiente natural y la destrucción de la caña de bambú, su principal alimento, estamos ante un serio problema. El Gobierno chino ha tomado cartas en el asunto y la Ley es muy rígida en cuanto a su caza, lo que ha disminuido la problemática.

Hoy en día, tan solo podemos encontrar poblaciones de osos panda en estado salvaje, en el sudoeste de China. Viven entre los 1200 y los 3400 metros de altitud en las sierras de Minshan, Qinling, Qionglai, Liangshan, Daxiangling y Xiaoxiangling. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...